domingo, 8 de abril de 2012

Dejar caer los banco e invertir el dinero del rescate en crear empleo





UNA SOLUCION YA!


El gurú norteamericano Jim Rogers cree que la solución de la crisis de la deuda pasa por dejar caer bancos debiles. “Lo que están haciendo en Europa es solucionar las cosas día a día, no el salvar el sistema. Sólo inflando la situación y salvando otro banco no es la salida, necesitamos que dejen caer entidades financieras”, ha asegurado Rogers en declaraciones a CNBC.
Este inversor, conocido por haber fundado el mítico fondo Quantum junto a George Soros, cree que en Europa se deberían dar casos como el de Lehman Brothers en EEUU en 2008En opinión de este gurú, accionistas y bonistas deben sufrir el impacto la quiebra para que así disminuya parte del problema de la deuda.
"Tu puedes examinar a los bancos. Les puedes poner juntos en una habitación y decirles tú vas a caer, tu sobrevivirás [...]. Sí, ayudemos a los accionistas, ¿pero por qué a los bonistas? Dejémosles perder", explica el inversor estadounidense.
Gran parte de la preocupación por la deuda pública no es más que para crear alarmas y obligar a los países a aplicar los draconianos planes de austeridad que, como está quedando demostrado, hunden mas a la economía real. Lo que se pretende ocultar, es que el problema de la deuda no ha sido de los gobiernos sino de la banca y las instituciones privadas. Es lógico exigir ahora que sea la banca la que asuma su fracaso y absorba las pérdidas. Es lo que hay que declarar en Grecia y en todos los países que le dieron carta libre a la banca para que ésta hiciera y deshiciera a su antojo. Para colmo, gran parte del endeudamiento público generado a partir de 2007 se debe justamente al irrisorio esfuerzo de los gobiernos por rescatar a una banca víctima de su propia mordaza: el apalancamiento.
Los problemas que tensionan a la economía no tienen nada que ver con la deuda pública sino expresamente con la deuda privada. Y es justamente el sector privado el que presiona a través de las agencias de calificación por un pronto rescate, lo que quiere decir inyectar mucho dinero que los contribuyentes deberán pagar por décadas. Se exige un mínimo de dos billones de euros para rescatar a la banca europea, mientras se obliga a los países a aplicar masivos estrangulamientos presupuestarios a sectores claves de la economía como la salud, la seguridad y la educación.
Alemania ha adelantado que el próximo Fondo de Rescate superará el billón de euros, sin dar señales claras de dónde sacará ese dinero. Se le sigue el juego a Estados Unidos y los planes de flexibilización cuantitativa impuestos por la Fed, como si algo hubiese avanzado esa economía tras cuatro años de crisis.
Ese dinero público que se inyecta al sector privado no va para la creación de escuelas, hospitales o nuevos desarrollos en las energías alternativas. Se destina expresa y exclusivamente a tapar los agujeros de un sistema financiero que está a punto de estallar, producto del fraude masivo en el período expansivo del ciclo. Es por tanto un dinero destinado a desaparecer en el gran agujero negro de las finanzas sin que genere ningún impulso revitalizador en la economía, tal como ha sido en Estados Unidos.
El problema para producir esto es que se ha creado el mito de que sin el sistema financiero nada puede funcionar. Se cree que es la profunda interconexión del sistema financiero la que facilita la vida en la Tierra y que sin una banca funcionando las 24 horas del día volveríamos a la edad de piedra. Eso es falso.
Si Goldman Sachs, JP Morgan, Deutsche Bank o Credit Suisse desaparecieran de la faz de la Tierra todo seguiría exactamente igual. En cambio, si cerraran las escuelas, los hospitales, los pozos petroleros o los laboratorios, ahí sí que ocurriría algo grave. La riqueza real se mide por la capacidad productiva de una economía y no por la capacidad de hacer fraudes financieros.
Con ese billón de euros "se podrían crear 75 millones de empleos". 

En una conferencia en el Aula Magna de la Universidad Carlos III de Getafe, abarrotada por cientos de estudiantes, Jim Rogers ha expuesto las propuestas políticas   ha cuestionado el acierto de destinar un billón de euros para rescatar a los bancos. 

"Dicen que rescatar a los bancos supuestamente es rescatar a todos. ¿Pero por qué salvamos a los bancos y no a la mujer que desahuciaron ayer en Leganés? ¿o a los cinco millones de parados? ¿o a la educación pública?", se ha cuestionado ante el aplauso general de la sala. 

 ha asegurado que con ese billón de euros se podrían crear 75 millones de puestos de trabajo en la Unión Europea, cuando en Europa hay 23 millones de parados. 

"Es una decisión política, pero se decide poner el poder en manos de los especuladores y de los organismos financieros. Nos han robado la democracia. Antes, nosotros elegíamos a nuestros representantes y ellos gobernaban. Pero ahora resulta que el poder económico y los mercados son más fuertes que el Estado y la democracia", ha sentenciado. 

Según Jim Rogers , existen alternativas a la crisis actual, "pero que no vendrán por la CEOE, que habla de bajar salarios y abaratar despidos". 


No hay comentarios:

Daily Calendar

Loading...