domingo, 29 de julio de 2012

En el 2013 España estará en los huesos


El Gobierno y los grandes empresarios españolas tratan de insuflar aire a la sociedad augurando que el próximo año comenzará por fin la recuperación económica, aunque sea de forma tímida.
Pero no todos lo tienen tan claro: los servicios de estudios privados y los grandes organismos internacionales pronostican que España seguirá sufriendo el próximo año los efectos de la recesión más intensa, y extensa en el tiempo, desde que comenzó la democracia.
En el corto plazo, la evolución de los indicadores muestra que España camina por una senda muy peligrosa. El ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, calcula que el PIB se desplomará un 1,7% durante este ejercicio, una estimación realista en comparación con el crecimiento fulgurante del 2,3% que pronosticaba la exvicepresidenta socialista, Elena Salgado.
El Indicador Sintético de Actividad, los datos internos que suele utilizar Economía para prever la evolución de la actividad a seis meses vista, se desploma ya a un ritmo del 1,4% en términos interanuales en el segundo trimestre, seis décimas más que en el primer cuarto del año.
Este índice (que tiene en cuenta la evolución del precio de la energía, de la confianza y de la actividad de la industria, entre otras cuestiones) es el que utilizaba en 2007 para alertar de que se avecinaba un parón en seco del país, cuando Zapatero todavía negaba en público la existencia de la crisis. El paro podría rozar pronto la temible frontera de los seis millones de parados.


La economía española registrará este año una contracción del 1,5% de su producto interior bruto (PIB), lo que representa una mejora de tres décimas respecto al pronóstico de abril del Fondo Monetario Internacional (FMI), que, sin embargo, empeora en siete décimas sus perspectivas para 2013, para cuando augura una contracción del 0,6%, la más aguda entre las economías avanzadas.
De hecho, dentro de la generalizada revisión a la baja llevada a cabo por el FMI en su ‘Actualización de perspectivas económicas mundiales’, que pone al día los pronósticos publicados en abril, España, del que el informe destaca los problemas en el sector bancario, protagoniza el mayor recorte de perspectivas de cara al próximo ejercicio teniendo en cuenta únicamente la información disponible hasta el 6 de julio, por lo que se obvian los efectos sobre el crecimiento del último paquete de ajustes anunciado por el Gobierno.


No hay comentarios:

Daily Calendar

Loading...