jueves, 2 de febrero de 2012

Monti un politíco sin escrúpulos Full-Monti de Goldman Sachs


¡Qué monotonía!. Es mucho más bonito cambiar y aceptar nuevos desafíos". Estas palabras han desencadenado las críticas e indignación de los italianos, sobre todo de los jóvenes.

'Repítalo pensando en las familias con hijos y contratos precarios'

"Qué fácil es hablar cuando uno haga lo que haga seguirá siendo senador vitalicio", comentaba un joven en la red social Twitter en referencia a que Monti, cuando deje de ser presidente del Gobierno seguirá siendo senador de por vida, con un sueldo cercano a los 15.000 euros mensuales.
El canal de noticias 24 horas vía satélite 'skytg24' abrió también un debate sobre el tema y entre los mensajes que recibieron, los jóvenes atacaban a una clase política que ahora pide la "movilidad laboral", cuando los políticos "son fijos, inmutables y eternos".
"Querido profesor, lo de la monotonía del trabajo no se puede oír. Diga lo mismo pensando en las familias con padres en paro e hijos con contratos de trabajo precarios", se lee en un mensaje colgado en la página digital del diario "La Repubblica".
Otros tiran de ironía, "querido Monti, a mi me encantaría la monotonía de un trabajo que me da seguridad", responde otro joven a las palabras de Monti, según se lee en la web de "La Repubblica"
Una joven, que firma Mara, contesta así: "Presidente, los bancos no me dan una hipoteca o un préstamo si no tengo un trabajo fijo. Esto si que es monótono, ¿sabes?". La indignación también ha dejado sitio a la ironía y en twitter se han creado "hashtag", etiquetas para abrir conversaciones, con las palabras "Viva la monotonía".
Y Maurizzio escribe con un sarcástico: "Finalmente Monti ha explicado por qué hay tantos jóvenes que no tienen trabajo, claro, se aburrirían".
No es por casualidad que Goldman Sachs sea conocida en el mundo del dinero como el guardián de los intereses de Wall $treet. Y no es tampoco por casualidad que sus ejecutivos acaben ocupando puestos de poder en EE UU. El caso más evidente es el de Henry Paulson, que llevó las riendas del banco de inversión antes de hacerse con el puesto de secretario del Tesoro. O Bill Dudley, actual presidente de la Reserva Federal de Nueva York.

     La Vieja Europa tampoco escapa de un fenómeno que va siempre acompañado de un curioso giro político. Mario Monti, recién nombrado primer ministro de Italia, pasó en 2005 a la nómina de Goldman Sachs al poco de dejar el cargo de comisario de la Competencia. En su organigrama aparecía desde entonces como miembro de su consejo de asesores internacionales. Monti
     También fue ejecutivo de Goldman Sachs el flamante presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi. Fue vicepresidente para Europa entre 2002 y 2005. Y también lidió con el banco de negocios estadounidense Lukas Papademos, el nuevo premier griego. La influencia de la firma financiera, por lo tanto, es enorme. Sus tentáculos llegan a todas las esquinas y eso le llevó a ganarse el sobrenombre de “gouvernement Sachs”.

No hay comentarios:

Daily Calendar

Loading...